¡QUEREMOS LA DE EUROPA!

21 04 2011

El partido contado desde el lado culé:

Una final no se juega, se gana. Y así fue, el Barcelona jugó, y el Madrid ganó, con un gol de cabeza de Cristiano Ronaldo en el tiempo de prorroga.

Tras una primera parte en la que el Barcelona no se acercó a la portería de Casillas, el Madrid pudo adelantar al conjunto blanco tras un tiro de Pepe, que se estampó contra el palo.

Por su parte, el Barcelona, tuvo un dominio claro del balón durante todo el partido, que no fue suficiente para alzarse con el título. En la segunda parte, fue mejor, pero no lo tenía todo a su favor. Un gol anulado en dudoso fuera de juego hubiera cambiado las cosas. Pocas ocasiones claras de gol para ambos equipos, en un partido con mucha rivalidad, plagado de faltas que dificultaba la continuidad de las jugadas.

Como no podía ser de otra manera, jugaron Pinto y 10 más, el portero que llevó al equipo a la final. Pinto es el portero titular de la Copa del Rey y eso no cambia aunque esa final sea contra el eterno rival. Guardiola puso su confianza en Pinto, que ha demostrado en varias ocasiones que es un gran portero y así lo hizo ayer.

Por su parte, Mou volvió a alinear a Pepe en el centro del campo, para impedir el juego elaborado desde atrás de los azulgrana, y haciendo las veces de leñador. En su propio tobillo lo sufrió Messi. Arbeloa no fue menos y dejó a Villa el recuerdo de sus tacos en la pierna. En una final se olvidan las amistades de selección.

Al final del partido y con la copa en la mano, Sergio Ramos hizo las veces de Raúl y sacó el capote. Pero en otras ocasiones fue el Barcelona el que toreó al Madrid, la última vez, con la manita en el Camp Nou, el pasado 29 de noviembre. Terminó dando la nota al caer la copa desde lo alto del autobús a pocos metros de la Cibeles.

Los nervios, la emoción, supera a los jugadores a la hora de recoger el tan deseado trofeo, y más después de 18 años sin ganar una copa del Rey. Muy criticado fue Puyol por subirse por encima del Rey para levantar la copa hace dos años. Pues bien, en esta ocasión, fue Casillas el que se saltó el protocolo: abrazo al Rey, besos a la Reina y levantar la copa por encima de su majestad. Todos somos humanos.

De vergüenza fueron los pitidos de algunos aficionados azulgrana mientras sonaba el himno de España y el corte de manga de Pepe al marcar el gol.

Un saludo madridistas. Todavía quedan dos clásicos, y esta vez está en juego la Champions.

Anuncios